Consejos de conservación de vestidos de novia

Te damos 5 consejos para que los vestidos de novia tengan una buena conservación al paso de los años. Toma nota.

Consejos de conservación de vestidos de novia

Si nuestra vida se mide en momentos, existe uno que sin lugar a dudas queda inmortizado para siempre en el recuerdo: el día de tu boda. En Forever Dress queremos que inmortalices también el vestido que te llevó al altar, con una serie de consejos de conservación de vestidos de novia, a mayores de nuestro tratamiento especializado de conservación. ¡Toma nota de nuestros 5 consejos de conservación de vestidos de novia!

5 consejos de conservación de vestidos de novia:

Consejo 1 de conservación de vestido de novia

Entre todos los consejos de conservación de vestidos de novia que podemos darte, sin duda el más importante es este: NUNCA guardes el vestido sucio. Parece obvio, ¿verdad?. Pues después de las prisas post-boda y el viaje de novios hay muchas novias que posponen limpiar la tan costosa e importante prenda, dejándola "guardada" sucia en el armario. Nosotros siempre decimos que una prenda sucia es una prenda alimentada por bacterias, que además de dañarla de por vida, pueden trasladarse a otras prendas. Si te vas de viaje o no puedes, delega la limpieza de vestidos de novia en algún familiar, que se ocupe cuanto antes de llevarlo a la tintorería.

Consejo 2 de conservación de vestido de novia

En los consejos de conservación de vestido de novia, el segundo es adaptarse al tipo de tela y corte. No es lo mismo un vestido de bámbula de seda, que de algodón o sintético. Tampoco es lo mismo la bámbula que el brocado, de mayor peso, con mucho más cuerpo. A continuación daremos consejos de conservación de vestidos de novia según la combinación tela-corte y confección.

La bámbula pesa menos, es una tela caída, más suave y ligera, que mantiene un aspecto "arrugado" por lo que deberá plegarse de forma natural, sin planchado que lo oprima.

Vamos a facilitarte algunos consejos de conservación de vestidos de novia si se trata de un corte brocado de tela de seda con bordados y relieves. Este tipo de prenda hace que el vestido pese más y puede acompañar dorados o plateados. La seda es uno de los tejidos más delicados y requiere de un lavado a mano específico. A la hora de su colocación en una caja de conservación, deberá separarse entre pliegues de papel de seda, con cuidado de no dañar los bordados.

Los consejos de conservación de vestidos de novia con encaje pasan siempre con tener especial cuidado con la pedrería o accesorios. El encaje es una tela formada por hilos de seda, algodón, lino, plata o incluso oro. Antes de guardar el vestido, deberás cerciorarte que no hay hilos sueltos que puedan dañar todo el encaje. Revísalo e indica en la tintorería cualquier posible daño.

El encaje debe guardarse con mucho cuidado y separado de botones, cierres o pedrería, de tal manera que no pueda engancharse. Lo mejor es usar pliegues de papel de seda, como utilizamos en Forever Dress.

Consejo 3 de conservación de vestido de novia

Evita el sol. El vestido debe permanecer guardado en un ambiente aislado, sin que pueda contaminarse con otros elementos expuestos al día a día. Las bolsas no aislan lo suficiente, por eso, es mejor optar por una caja apropiada en espacio y dimensiones. El sol puede dañar la delicada tela, destiñendo el color original de la prenda. Es uno de nuestros consejos de conservación de vestidos de novia más básicos para las recién casadas que desean mantener el color original.

Consejo 4 de conservación de vestido de novia

Evita la humedad en el vestido. Si vives en una zona costera, la humedad está dentro del armario, es inevitable. Por eso, los consejos de conservación de vestidos de novia en estos casos obligan a un cuidado especial, un tratamiento como el que aplicamos en Forever Dress, que aisla completamente la prenda de cualquier elemento exterior.

Consejo 5 de conservación de vestido de novia

Utiliza una caja de tamaño apropiado al vestido. Si la caja es demadiado pequeña, el vestido perderá la forma el busto, deformándose para siempre. Si lo dejas colgado, la tela se estirará, deformando de igual manera la forma del tan apreciado atuendo. Por eso, lo óptimo, sobre todo en el caso de vestidos con corsé, es conservarlo en una caja, con una sujección para mantener la forma del busto y talle. En Forever Dress es la técnica que utilizamos, aunque el vestido no tenga corsé. De esta manera conseguimos la conservación de la forma original al paso de los años.

Si te has permitido regalarte ese vestido tan especial para tu boda, nuestros consejos de conservación de vestidos de novia serán especialmente útiles para regalarte su conservación al paso de los años y de las décadas. Y recuerda, nuestro servicio Forever Dress está a tu disposición en cualquier punto de la geografía española. ¿Quieres darle a tu vestido de novia la mejor conservación que pueda existir? Mira las tarifas y realiza tu pedido.

Forever Dress Madrid

  Calle Hermanos Gómez, nº 4,
Madrid, 28017, (Madrid)

  91 404 18 09